Mi Primera Vez

Como les conté hace algunos post ya son 10. Pero sin duda que la primera vez siempre es especial. No siempre se pasa bien, pero se recuerda para toda la vida. Siempre supe que iba a terminar corriendo maratones. Era algo que tenía en la cabeza desde el colegio y tarde o temprano se iba a desatar. 

Pero una cosa es salir a correr y otra es inscribirse en un maratón, prepararlo y correrlo. Fue en octubre de 2005, en Buenos Aires cuando tomé la decisión de hacerlo por primera vez.  En viaje familiar de fin de semana junto a mi señora me tocó el maratón de la ciudad. Y salí a verlo. Fue tal la energía que sentí en el ambiente, que volví a Santiago y me propuse correr un año después mi primer maratón.

Mi historia de amor por Buenos Aires venía de antes y se mantiene hasta ahora. Soy de los convencidos que los chilenos nos podemos dar el lujo de tener a una hora y media de avión una de las mejores ciudades del mundo. Por tanto debemos aprovecharla. A Buenos Aires voy al menos una vez al año, otras son dos veces e incluso tres. En ambiente familiar, de carrete con los amigos, a ver fútbol y a correr.

Por tanto la promesa ya estaba hecha y debía comenzar a prepararme. Tres meses antes de la carrera, aún con las dudas de hacerlo, bajé un plan de internet y comencé a seguirlo durante las tardes. Eran 4 sesiones de entrenamiento y el largo del domingo. No me costó cumplirlo, aunque no sé qué tan perseverante fui. Fue un entrenamiento solitario, con mucha ayuda de internet y con harto temor.

Poco a poco me fui sintiendo cada vez mejor, baje algo el peso y logré cuidar muy bien mis ritmos en las carreras largas. En esa época no tenía hijos, por lo que la posibilidad de entrenar era mucho mayor. Como estaba viajando harto, tomé la costumbre de llevar mi equipo a todas partes.  Descubrí lugares únicos de Chile para correr, cuyos circuitos todavía aplico. Ya escribiré un post sobre los mejores circuitos de nuestro país y también algunos de utilidad en ciudades que no tienen dónde correr.

En el proceso, tuve la oportunidad de correr mis dos primeros medios maratones (Puerto Varas y Santiago New Balance). En ambos hice 1 hora 45, excelente tiempo para un principiante. En las dos me sentí fuerte, bien preparado, me hidraté correctamente, pero sí en ambas me dije : es imposible duplicar este esfuerzo para llegar a la meta de 42 kms.

Recuerdo que lo que más me costó del proceso de entrenamiento fueron los largos de 30 kms que incluía mi plan. Ambos los hice solo. En uno de ellos incluso me metí al San Cristóbal y corrí varios kms en esa subida infernal ¡Qué error más grande!, pero estaba solo, pensaba que era lo mejor.  A pesar de todo, llegué a la carrera  relativamente bien preparado. Sin embargo ese día cometí varios errores básicos que me hicieron perder mucho tiempo.  Errores de un principiante. Errores de la primera vez que les voy a detallar en mi próxima publicación.

En relación al entrenamiento de su primer maratón les puedo recomendar:

  • Busquen a un compañero de entrenamiento. Ojalá alguien con experiencia en maratones.
  • Controlen siempre sus ritmos.
  • Controlen su peso para evitar lesiones.
  • Cumplan el plan de entrenamiento.
  • Corran varias carreras antes del maratón. Van a aprender a encajonarse y a tomar agua.
  • Prueben bien sus zapatillas y si no les acomodan cámbienlas.
  • Háganse regalos durante el proceso de entrenamiento: ropa para correr, zapatillas nuevas, un buen masaje.
  • Entrenen con tiempo. Las horas del almuerzo son una buena opción.
  • Bajen la intensidad de carrete, sino es imposible entrenar bien.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *